Propósitos de año nuevo

¿Lo hiciste? ¿Para ti o para tu empresa?
-¿Si? Bien por ti!
-¿No? (Pues deberías…)

Pero no basta con «hacer propósitos”, hay que convertirlos a metas concretas y luego hacer un plan de acción para lograrlos. Cuál es la diferencia entre un propósito, una meta y un plan? Esta imagen te lo explica:

Y de eso es la píldora de este mes que comienza el año: la MEGA IMPORTANCIA de los indicadores.

No tener indicadores para nuestras metas es como manejar un carro con los ojos vendados, seguro que vamos avanzando, pero hacia dónde?????

  • Si no medimos, no tendremos un punto de partida para comparar avances y saber si nos estamos acercando a la meta.
  • Cuando medimos, aclaramos lo que buscamos, pues a veces hace falta aterrizar más y mejor el objetivo. Además los indicadores son la mejor herramienta para comunicarle de una manera clara y práctica al resto del equipo cuál es la visión de la empresa, así deja de ser tan etérea.
  • Al comparar mediciones entre un período y otro, sabremos qué más debemos hacer (o dejar de hacer), es decir, nos dan argumentos para tomar decisiones.
  • Tener indicadores nos permite asignar de manera más eficiente los recursos (dinero, personas, tiempo) hacia los retos más importantes.

Ahora, hay indicadores buenos y malos. Los buenos son los pertinentes, o sea los que miden mis metas (no los que siempre han medido en la empresa necesariamente), los sencillos (menos es más casi siempre), los claros (que todos entiendan lo mismo), pero sobretodo, los que sí se usan, pues los indicadores no son para medirlos y presentarlos en una diapositiva u hoja de excel, sino para usarlos en los análisis y la toma de decisiones, para tomar correctivos e incidir sobre los resultados. Los que no cumplen estas condiciones, son malos, ni los miren.

Sé que no es fácil poder medir algunos temas que son más cualitativos. No todo lo que se quiere medir, se puede medir, y no todo lo que se puede medir, lo necesitamos medir. Pero sí debemos tener al menos un indicador que mida, de la mejor manera posible, el objetivo que me puse. La mejor solución para este problema es preguntarnos: «Cómo podríamos demostrarle a alguien que sí alcanzamos la meta?»

RECUERDEN: Un objetivo sin indicadores es un propósito, un sueño, no una meta.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *